• SMG

Las claves del triunfo: alta presión y un triángulo amoroso

River pasó por arriba a Lanús y empieza a mostrar funcionamiento con el correr de los partidos. Aquí un análisis de lo más destacado de la producción del Millonario en una sólida victoria.

Imagen: Fotobaires

(Somos Más Grandes) - River le ganó a Lanús casi sin despeinarse por dos factores que fueron determinantes. Uno fue el hambre de pelota, la presión alta los 90 minutos y la recuperación instantánea del balón. El otro, un triángulo en el centro de la cancha formado por Nacho Fernández, Enzo Pérez y Exequiel Palacios que si están enchufados le brindan alto vuelo al equipo.


El Millonario hizo un gran partido, nunca bajó la intensidad y podría haber marcado más de los tres goles que le hizo a Rossi, el arquero rival quien fue gastado por un Monumental repleto, pero tuvo una excelente tarde.

Hay olor a Gallardo y eso nos tiene que ilusionar.

Tal fue la presión que a los 20 minutos del primer tiempo River forzó un penal apretando en la salida y recuperando la pelota en tres cuartos del terreno rival. Este empuje no mermó y le dio grandes beneficios. Habrá que ver si se puede sostener todo el torneo, o el semestre. Claro está que le da réditos. Pone nervioso al contrincante, lo fuerza a equivocarse y hasta logró canjearlo por gol.


Por otro lado, algo a destacar fue el desempeño de tres jugadores claves en el medio de la cancha. Da la sensación de que cuando Pérez, Fernández y Palacios corren, meten, presionan y juegan, el equipo se vuelve un reloj suizo sólido y rápido.


Enzo está en un nivel muy alto, pasó a convertirse en ese león guardián del medio donde nadie lo pasa. Y si lo pasan, les duele porque te deja la marca sin ningún tipo de escrúpulos. Nacho no paró de correr y buscó comandar todos los ataques. Es clave tener a alguien que se presente y las pida todas.


Por último, Palacios tuvo una tarde muy buena, de menor a mayor donde recuperó el juego que no venía teniendo y al cual nos tiene acostumbrados. Una pieza clave en este triángulo amoroso.


En la linea del fondo solidez, y la finura de Suárez hicieron que la picada nefasta de De la Cruz quede en el olvido. River con el correr de los partidos empieza a encontrar ese funcionamiento a base de ritmo e intensidad. Hay olor a Gallardo y eso nos tiene que ilusionar.




#Superliga #RiverPlate #Lanús


37 vistas
  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon